Qué es la Kombucha

Qué es la Kombucha

¿Es buena la kombucha para la salud?

La kombucha es un alimento ancestral que se remonta al año 220 a.C. Se trata de una bebida fermentada elaborada con té, azúcar, bacterias y levadura. El líquido resultante contiene vinagre, vitaminas del grupo B y otros compuestos químicos. Es una bebida efervescente y baja en calorías que se presenta en una gran variedad de sabores. Es como un refresco, pero también tiene un ligero sabor a vinagre.

Algunos afirman que el Kombucha puede ayudar a prevenir y controlar enfermedades graves, desde la tensión arterial hasta el cáncer. Por desgracia, estas afirmaciones aún no están respaldadas por pruebas científicas. Los estudios médicos válidos sobre la kombucha son limitados. Algunos estudios sugieren que puede ofrecer beneficios similares a otros alimentos probióticos como el yogur. Estos beneficios probióticos incluyen la promoción de un sistema inmunológico saludable y el alivio de problemas estomacales e intestinales como la diarrea y el estreñimiento.

La kombucha contiene pequeñas cantidades de azúcar y cafeína. Como bebida fermentada, también contiene algo de alcohol. Siempre es importante leer las etiquetas porque las cantidades de azúcar, cafeína y alcohol de la kombucha pueden variar. Según la Oficina de Comercio e Impuestos sobre el Alcohol, la mayoría de las kombuchas compradas en tiendas tienen alrededor de un 0,5% de alcohol por volumen. En comparación, una cerveza normal tiene un 5% de alcohol. Esto significa que tendrías que beber al menos 10 porciones de kombucha para igualar el contenido de alcohol de una sola cerveza.

No te pierdas este post:  Cosas que hacer con lana

 

¿De qué está hecha la kombucha?

La kombucha, que antaño sólo se encontraba en la trastienda de las tiendas de dietética, es hoy una bebida de consumo generalizado con fieles consumidores de todas las edades y procedencias. Promocionada por sus beneficios probióticos, muchos amantes de la bebida la consumen a diario y por botellas. Sin embargo, muchas botellas contienen más de una ración y, para algunos, las bacterias beneficiosas para la salud que contiene esta bebida fermentada son excesivas para el consumo diario. Esto es lo que hay que saber sobre la kombucha y cómo tomarla con seguridad para obtener los máximos beneficios para la salud.

La kombucha es un té efervescente fermentado y aromatizado que se presenta en cientos de variedades. La kombucha se elabora combinando té fermentado con una combinación de bacterias y levaduras, comúnmente denominada “SCOBY”, junto con un edulcorante para alimentar a la levadura. El proceso de fermentación crea el sabor ácido y la delicada efervescencia que hacen que la kombucha sea tan adorada. La fermentación también desarrolla las bacterias saludables conocidas como probióticos, que ayudan a nutrir el intestino.

Daina Trout, cofundadora y jefa de misión de Health-Ade, explica todo lo que ofrece la kombumcha: “El kombucha es naturalmente rico en probióticos, prebióticos y ácidos orgánicos saludables (también conocidos como postbióticos). Todos estos compuestos se pueden encontrar en los alimentos fermentados y se ha demostrado que favorecen un microbioma sano cuando se ingieren con regularidad.” Aunque se pueden encontrar alimentos fermentados como el kimchi, el miso y el tempeh en muchas tiendas de comestibles, parte de la popularidad de la kombucha puede deberse en parte a su accesibilidad: se puede encontrar en la mayoría de las tiendas de comestibles e incluso en las gasolineras. Este nivel de saturación la convierte en una buena opción para el consumo diario.

No te pierdas este post:  Coser cositas para bebes

Orígenes de la kombucha

La kombucha (también hongo del té, hongo del té u hongo de Manchuria cuando se refiere al cultivo; nombre latino Medusomyces gisevii)[1] es una bebida de té negro fermentado, ligeramente efervescente y azucarado que se consume habitualmente por sus supuestos beneficios para la salud. A veces, la bebida se denomina té de kombucha para distinguirla del cultivo de bacterias y levaduras[2]. A menudo se le añaden zumos, especias, frutas u otros aromatizantes.

Se cree que la kombucha se originó en China, donde la bebida es tradicional[3][4] A principios del siglo XX se había extendido a Rusia, y luego a otras partes de Europa del Este y Alemania[5] En la actualidad, la kombucha se elabora en casa a nivel mundial, y también se embotella y se vende comercialmente[1] El mercado mundial de kombucha tenía un valor aproximado de 1.700 millones de dólares en 2019[actualizar][6].

No te pierdas este post:  Como hacer jabon casero

La kombucha se produce por fermentación simbiótica de té azucarado utilizando un cultivo simbiótico de bacterias y levaduras (SCOBY) comúnmente llamado “madre” u “hongo”. Las poblaciones microbianas de un SCOBY varían. El componente de levadura generalmente incluye Saccharomyces cerevisiae, junto con otras especies; el componente bacteriano casi siempre incluye Gluconacetobacter xylinus para oxidar los alcoholes producidos por la levadura a ácido acético (y otros ácidos). [7] Aunque la SCOBY suele denominarse “hongo del té” u “hongo”, en realidad es “un crecimiento simbiótico de bacterias del ácido acético y especies de levadura osmófilas en una esterilla zoogleal [biopelícula]”[1] Se dice que las bacterias vivas son probióticas, una de las razones de la popularidad de la bebida[8][9].

Artículos recomendados

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad